Respeto por el tiempo de los demás

Posted on Updated on

¿Cómo sabes si tienes respeto por los demás?

Respeto es la virtud humana que tienen las personas de actuar o dejar actuar, procurando no perjudicar ni dejar de beneficiarse a sí mismo ni a los demás, de acuerdo con sus derechos, con su condición y con sus circunstancias. Definición que tomo del libro de la Educación de las virtudes humanas y su evaluación de David Issacs.

Que bien que en tu trabajo por períodos se trabajen virtudes para desarrollar en el ser humano y puedas ser mejor cada día integralmente. He visto como con una gran campaña se trabaja el “Respeto, porque los demás lo valen!” Está muy enfocada al amor al prójimo, si lo amamos lo respetamos, y vemos su valor como hijo de Dios.

Te ha pasado que llevas días saliendo de tu trabajo tiempo después de la hora oficial. Y tu familia cada día te llama para saber si ya sales, y te dicen “¿hoy quién te envió trabajo de última hora?”.  Y por tu sentido de amor incondicional y responsabilidad por tu trabajo te quedas hasta que termines lo que te han solicitado; dejando otras responsabilidades aplazadas, generando trastorno en ellas.

Te recomiendan “Di que no harás cosas que te envíen luego del horario laboral”, pero no ves como decir que no, “Esas cosas son urgentes”, luego recibes un taller de formación  sobre el manejo del tiempo donde te recuerdan la propuesta del famoso Stephen Covey  en su libro “Los 7 hábitos de las personas altamente efectivas”, si cada quien se organiza en sus funciones y pone los roles importantes primero, si habría tiempo para todo lo demás y tendríamos que lograr con esto también ese respeto por el tiempo de los demás.

Recuerdas la frase “Hay que saber a qué decirle no”. Dejar lo rapidito y fácil para el final, hacer primero lo pesado y demorado. Si hacemos lo importante siempre primero, creo que lo urgente irá disminuyendo.

Yo desarrollé para mi trabajo unas políticas de comunicación, un protocolo, que cada año socializo con el equipo de trabajo pero me veo envuelta en el incumplimiento de estas políticas y si no hago yo misma que se cumplan nadie más las respetará ni tendrá en cuenta.

Propongo hacer una campaña todo el año para recordarlas, cumplirlas y hacerlas cumplir. Porque hay que respetar tu tiempo y también el tiempo de los demás.

Advertisements

Las aventuras de Javito, un bebé muy activo.

Posted on Updated on

Hoy Javi, de un año, abrió la despensa y tiró un frasco de vidrio lleno de aceite, quedaron los vidrios y el aceite regados en el piso de la cocina, luego se machucó los deditos con la puerta plegable por querer regresar a la escena. Y también escaló el mueble del TV, una silla y los sofás de la sala. Se quemó un dedito con una pila del control del TV que había tirado al piso y estaba haciendo falso contacto. Hizo una hora de vueltas de canela con Gaby, Escaló el caminador con el que ando ahora que me fracturé el metatarso 5 del pie izquierdo ..No te imaginas a una mamá corriendo en caminador con un sólo pie a sacar los dedos del bebé gritando atrapados en la puerta que no abría aaaaaaa jajaja que risa alguien me hubiera tomado un video y me vuelvo famosa en Youtube. “Como correr con un caminador y un pie fracturado”.

Se ha subido y bajado de la cama de 80 cm de alto como 100 veces o más, desocupó media bolsa de pañitos húmedos, y los regó por todo el cuarto, también el rollo de papel higiénico lo desenrolló con su hermanita Gaby. Comió su almuerzo y la mitad del de Gaby, tomó 10 teteros de 8 Oz y se cambio 8 pañales cargados. Se comió un pedacito de pan que le dio Gaby y le dio alergia se le hinchó el ojo y está a punta de hiderax y pepred. Se cambió 5 veces de ropa. Ha sudado tanto que está con salpullido.

Más tarde bailó sus canciones favoritas y vio películas con sus hermanos. Jugó con todos sus juguetes, con los de Andy y con los de Gaby, se montó sobre Andy con Gaby de maestra y entre los dos bebés casi lo ahorcan, pobre hermano mayor, que afortunado.

Derramó un vaso de agua con hielo en la cama y mojó a su mamá y se mojó su ropa también 😂. Abrió el desodorante del papá y se comió un poco. No hizo más porque tomó una siesta de una hora.

Metió los deditos en el abanico dos veces, escaló la puerta del horno, se le abrió por su peso y cayó al piso de espaldas, dos veces. Sacó un pañal con popó y se lo untó como crema por la carita y en la ropa y la cama. Se lavó las manos en el agua del inodoro del baño del cuarto de los papás, menos mal que estaba limpio. Aunque luego metió los dos pies en el potty trainer de Gaby que no estaba limpio porque la nena acababa de ir al baño y había dejado la puerta abierta.

Eso fue sólo el día de Javier. No tengo tiempo de escribir todo lo que hicieron Andy y Gaby !!!

Lo mejor es que ALEJANDRO no estuvo en todo el día y me tocó hacer el almuerzo con la pierna del pie fracturado sobre una silla.

mañana más aventuras de Javito.

IMG_8805.JPG

Bautismo

Posted on

Que oportuno acabando de bautizar a nuestra linda ahijada Manuela Castro.

educarconsentido

Después del matrimonio, el siguiente sacramento que vivimos y que conforma a la familia suele ser el del bautismo. El bautismo es la primera y fundamental acción de transmisión de la Fe. ¡Qué importante es el bautismo de nuestros hijos!, pero como habitualmente el niño en ese momento no es consciente de lo que está ocurriendo, es fácil que su trascendencia pase desapercibida. De ahí la importancia de hacer un buen vídeo para poder recuperarlo y verlo con nuestro hijo años más tarde, que servirá como medio de catequesis familiar.

El bautismo de cada uno de nuestros hijos debe servir para re-vivir el nuestro, para volver a ponernos frente a frente con nuestra fe. Cómo no cuestionarnos por qué y para qué vamos a bautizar a nuestro hijo.

Bautizar a un hijo implica adquirir un compromiso E-LE-VA-DÍ-SI-MO. Es un compromiso que adquirimos con dos personas: con Dios y con nuestro…

View original post 1,099 more words

Bridal Shower

Posted on

image

En la despedida de Vane recordé sentimientos de hace 10 años cuando preparaba mi matrimonio con Alejandro. Que emoción se vive esos días previos. El vestido, los demás detalles, ja ja ya no recuerdo casi los detalles solo lo que sentía. Que alegría usar el mismo vestido de mami, (reformado), tener a mis amigas allí ese día, las despedidas, los consejos de los amigos, que triste que mis hermanitas no estaban. Que bueno que escribí un diario de esos días. Tanto tiempo que dedicamos a los detalles materiales que muchas veces se olvidan y cuanto tiempo dedicamos a de verdad preparar la nueva  vida de casados… eso si lo recuerdo, los tres meses de estudio y preparación para el matrimonio. Wow tres meses… si tan poco tiempo. Pero escogí bien a mi partner. El trabajo en equipo claro y consciente desde el principio nos a llevado a disfrutar de una vida en pareja  sana y alegre, siempre estudiando, preparándonos más, así como nos hemos especializado en nuestra profesión también lo hemos hecho con el matrimonio y con la educación de nuestros hijos, nunca dejaremos de estudiar y prepararnos.

Llegué a Bogotá, aunque me subí en un avión rumbo a Cali,

Posted on

Un martes viajaba a Bogotá, a una capacitación  sobre las nuevas páginas web de los colegios de Aspaen en Colombia, en el vuelo de las 6 a.m.; con tiempo hice los arreglos para salir desde las 4:45 a.m. de casa y llegar a las 5:15 a.m. al aereopuerto, había sacado web check in así que llegaría directo a sala de espera. Jaime manejaba sin prisa. Llegué un poco asustada, en el papel decía 5:15 a bordo y no decía la puerta de salida, la fila de entrada a las salas de espera estaba larga y ya faltaba poco para las 6:00 a.m., al llegar a la primera puerta vi que ya habían abordado los pasajeros de las últimas sillas, y estaban llamando a los de las primeras sillas, así que pensé “a mi me tocó la silla 24 voy a saltarme esta fila y pediré que me dejen pasar”.  Cuando le mostré mi web check in al hombre de la aerolínea miró mi silla y me dejó subir al avión, todos estaban de prisa. 

Cuando me disponía a sentarme en mi silla  24 E, pensando,” bueno llegué a tiempo no me dejó el avión”, me interrumpe una señora, que me dice que esa es su silla, mostrándome su tiquete que decía 24E, y yo le confirmé “si 24E a Bogotá”, y ella me contesta “este avión va para Cali”, OMG!, corrí desde la cola del avión pasando por encima de todos los pasajeros a Cali, estrellando a todos con mi maletín, y con mucha prisa porque me dejaría mi verdadero avión a Bogotá.

Cuando llegué a primera clase, noté que había perdido la bufanda en la travesía, uaaaa, miré atrás y solo vi un rio de gente, y pensé, ni modo de volver a buscarla, perdería el vuelo, si es que ya no lo había perdido.

Al tratar de salir del avión, en la puerta, me detuvo la azafata, “señora para dónde va, no puede salir del avión”, le contesté “es que este es el avión a Cali y yo voy a Bogotá!”, plop!, ella salió presurosa y regresó en segundos permitiéndome salir del avión,  y le dije, “perdí mi bufanda, por favor búscala!, y me la llevas al avión de Bogotá”. Luego salí corriendo, y pensaba “si claro, como no, ella me llevará mi bufanda uauaua, no puede ser, perdí mi bufanda, y como es posible que me dejen montar a un avión que no es…”, cuando llegué a la salida del túnel, el hombresito que me dejó pasar me dice, “señora usted me dijo silla 24E…”, tratando de excusarse, no le presté atención, pero alcancé a decirle “busque mi bufanda”…corriendo a la siguiente puerta.

Cuando llego a la puerta del avión a Bogotá, ya estaban todos abordo, le explico a la señorita que ya entregué mi pasa bordo en el avión a Cali, “ah”,  #$#&%#,  me pide mis datos, revisa, y finalmente, supremamente embolatada, me hace seguir; sin perder las esperanzas le pido que me ayude a encontrar mi bufanda, que la he perdido en el otro avión, y me contesta: “no la podré ayudar señora, tengo que meter todos los datos en la computadora”. Ya sin esperanzas entro al túnel camino al fin al avión a Bogotá, con peladuras en los pies de tanto correr con tacones, me recibe el hombre de la puerta con una amable sonrisa, y le pedí si era posible que averiguara si habían encontrado una bufanda, y salió como si fuera en su búsqueda. “si, si, si, como no…”  el color de la bufandaaaa… bueno seguí entrando y de repente regresa el hombre y me entrega ¡¡¡LA BUFANDA!!! wow, no lo podía creer, me la habían conseguido…

Descansé al verme sentada al fin en el vuelo correcto, y empiezo a notar que este avión era más grande, más nuevo, las sillas más cómodas, tenía las pantallas en cada silla mostrando el mapa con el recorrido BAQ-BOG.  El avión a Cali no tenía pantallas, así que si esa silla hubiera estado desocupada me habría enterado solo dos horas después de que estaba en el lugar equivocado. “Yo si decía esta gente va como destapadita y en sandalias para Bogotá…”

En Bogotá hice la fila de 100 personas para tomar un taxi, cuando me faltaban 50 turnos, me entero de que realmente era la de tomar el taxi, que como había mucha gente la habían dividido en dos y la otra era la de solicitar el tiquete para poder tomar el taxi. Me tocó salir de la fila y perder mi turno para hacer la otra fila, y luego regresar a la primera fila en el último puesto, agregando más demora para llegar a mi capacitación que empezaba a las 8:30 a.m.

No perdimos el tiempo

Posted on Updated on

IMG-20131001-WA0003

Cómo un domingo en la tarde y una hora critica, se pueden convertir en una oportunidad para enseñar y practicar la paciencia. No hay nada peor que llevarte a tus niños a hacer fila en una tienda de atención al cliente de una gran empresa. De esas empresas en las que las filas son largas y la espera la puedes sentir  eterna si tienes hambre y sueño.  Nosotros no tenemos más días que el sábado o domingo para hacer ciertas actividades, y después de una semana de no estar con nuestros hijos no queremos dejarlos con alguien más, lo que queremos es estar con ellos así que los llevamos con nosotros a todo.

Y nos llevamos a los hijos a hacer estas vueltas tan tediosas, y ya metidos en el negocio decidimos esperar lo que fuera necesario, estuvimos de pie, nos sentamos en el piso, jugamos con los aparatos tecnológicos de la tienda, jugamos con las manos, retomando aquellos juegos de mi época de niña cuando no existían los aparatos para trabajar la mente y no el cuerpo, cuando solo tu creatividad te sacaba del aburrimiento, agotamos los snacks del maletín, recurrimos al supermercado más cercano, utilizamos los frascos de compotas para tomar agua ya que los vasos desechables de la empresa se habían acabado, inventamos historias fantásticas para calmar los llantos, los cargamos, los sentamos, los paseamos en el coche, hicimos amistades, solo para que después de 2 horas y 30 minutos,  de esta caricatura super cómica si te la imaginas en cámara rápida, muy amablemente te digan que la vuelta no se puede hacer, que regreses en 10 días para que pases 2 horas más de tu vida sentado esperando, o que para poderte prestar el servicio solicitado en ese momento te costaría $150.000 más.

Así practicamos las paciencia y como trasmitirla a los hijos. No hicimos la vuelta pero enseñamos a los hijos a esperar el turno, a tener paciencia, y que las cosas no siempre salen como se espera.